Introducción

o ¿cuál es la situación a resolver?

El espacio Rethinking Education para la Europa de 2020 y el contexto EEES sitúan el término competencia en el epicentro de la acción educativa, en un escenario donde los modelos y programas de enfoque competencial se están imponiendo a nivel laboral/profesional en todo el Mundo (CONOCER en México, IPMA o PMP en Dirección de Proyectos,...).

Encontramos numerosas referencias que evidencian la importancia que los procesos de mentoría tienen para la mejora del desempeño competencial de los profesionales de cualquier ámbito (es el caso por ejemplo del National Health System en Reino Unido donde existe un programa de mentoría para profesionales de Enfermería de nueva incorporación, referencia que podemos extrapolar a otros muchos ámbitos y/o contextos profesionales con ejemplos similares. Estos procesos también son habituales en grandes organizaciones, con jóvenes con dificultades de integración en la sociedad y en la universidad).

El profesor tiene en la actualidad, básicamente, tres funciones por las que es o debería ser evaluado: docencia, investigación y orientación. Esta última manifestada a través de diversas modalidades de tutorización, que van desde las tutorías académicas hasta la participación como mentor u orientador en Planes de Acción Tutorial (PAT) o Planes de Orientación Integral (POI). Mientras que las dos primeras funciones son evaluadas y reconocidas a través de diferentes procesos, creemos que la función orientadora carece de un reconocimiento suficientemente adecuado a su valor especialmente en el contexto universitario, lo que contrasta sin embargo con su elevado potencial para la mejora del desempeño competencial tanto de mentores como de telémacos. 

Así, la voluntariedad y el altruismo suelen ser las principales características comunes de la actuación orientadora de profesores y alumnos que participan en procesos de acción tutorial u orientadores. No se les reconoce en la mayoría de las situaciones su labor y, con ello, no son evaluados en su función lo que impide la mejora continua, exigencia básica de cualquier modelo que pretenda sintonizar con los objetivos del Aprendizaje a lo largo de toda la vida (ALV) que persigue el contexto Rethinking Education para Europa.

Con esta iniciativa se pretende dar respuesta a esta situación a resolver, para lo cual se invita a trabajar a todos los interesados en presentar y validar una propuesta de competencias y realizaciones profesionales de las funciones de orientación para profesores y alumnos participantes en procesos de mentoría, definiendo cómo ha de evaluarse el desempeño competencial de los implicados con el objetivo de acreditar dicho nivel mediante un sello de calidad que lo reconozca internacionalmente.

 

Objetivos

  • Presentar y validar una propuesta de competencias y realizaciones profesionales de las funciones de orientación para profesores y alumnos mentores.

  • Definir un sistema de evaluación del desempeño competencial de la función de orientación.

  • Definir un sello de calidad que acredite el nivel de desempeño competencial y sirva de reconocimiento internacional.